Sunday, January 11, 2015



Lección #77


En la apicultura, no existen los errores; todas las experiencias –buenas o malas, son validas lecciones del gran aprendizaje. El gran pintor renacentista Miguel Ángel decía; “El peligro más grande para la mayoría de nosotros es el no enfocarnos en lo muy alto y herrarle, es más bien enfocarnos muy bajo y lograrlo. Pon tu mirada arriba, busca en las alturas tu propósito de vida, no actúes nunca como un gusano y luego pretendas vivir como un hijo de Dios. 


No caemos en el error continuo, si entendemos que cada acto es solo una pequeña piedra del camino que nos llevara al éxito.  Se aprende tanto de los errores, como se hace de los aciertos, y ambos; tienen su merito en tu carrera apícola.  

En el momento que el apicultor entiende que su vida en la apicultura es una carrera, una experiencia negativa no lo derrota, puesto que entiende que están ahí para ensenarnos el camino adecuado a seguir –y no seguir. 

La buena apicultura, y el buen apicultor, se construyen paso a senda, derrota a entrega, victoria a triunfo. Nuestra vida y carrera es construida a base de experiencias, que como piedras de cimiento, ladrillos de muro; son levantadas una a una, centímetro por centímetro para llegar a la altura requerida.

Nunca se piensa en la gran tarea a lograr en el futuro, ni en el gran muro que se tiene que construir; se conquistan las grandes obras, conquistando las pequeñas faenas.
Fórjate un objetivo, insiste por llegar, lucha en el camino; porque el triunfo es de los esforzados y perseverantes.
El gran pintor Miguel Ángel decía; “vi al Ángel adentro del mármol y labre hasta hacerle libre”… ve tu futuro en medio de esos problemas, y luego removiendo los problemas, arrebata lo que es tuyo.

No comments:

Post a Comment